La misión que Dios encomienda a los esposos y padres de familia